Heliópolis

Episodio 2.
Heliópolis.


Fanfic basado en SAINT SEIYA del Autor Masami Kurumada ;_:;_:;_:;_:;:_;:_;:_;_:;:_;_:;_:;_: (Es una obra de ficción inspirada en mitos globales y Saint Seiya . cualquier parecido con nombres , lugares o sucesos reales es pura coincidencia) 



Dioses Egipcios (personajes)

La Saga del Apocalipsis (versión descartada)
La Caída del Olimpo: Heliópolis (versión anterior)




Prólogo


Los caballeros Atenienses han librado una gran batalla contra el Olimpo, ahora la situación está divida. Casi todos han perecido. 
Todo inició con la derrota del dios Loki. Nadie se imaginaba que ello posteriormente daría lugar a la muerte de los dioses, aunque no bajo un único orden; en el surgir del evento en cadena.


Los nuevos dioses de la constelación olvidada han sido llamados al combate


.
Isis: Libraremos al mundo del yugo de los Olímpicos.
Anubis: Otra guerra santa dará inició.
Sekhmet: Todos ellos serán eliminados.



Isis. Representante de Ra en la tierra reunió a los dioses de Egipto. 
 Bastet no acudió a su llamado.


Bastet: (Si, claro... derrocar un imperio para crear otro) 


Capítulo 1

Varios años antes ,Isis la representante de Ra. Velaba por la seguridad de su entorno y agradecía el poder del sol que le había otorgado vida a la tierra, sin embargo un día en medio de las interminables arenas, mientras se encontraba con una caravana de camino a la gran ciudad, sin embargo el ambiente hostil por deambular varios días en el desierto, la hizo maldecir al brillante Sol. unos enormes ojos amarillos se abrieron ante ella, en lo que antes le había parecido solo una extraña roca escarlata una voz serpenteante le pidió acercarse más.  

                                         
Isis: ¿Qué se supone qué es esto? Es una roca muy rara. 
???:  Ven acércate. 
Isis: Hace mucho calor, ya estoy alucinando. 
???: No, no estás alucinando. Soy real. Me llamo Apophis, pero tú ya sabes quién soy.
Isis:  No tengo nada que hablar contigo. Vete. 
Apophis: Cállate. Te propongo un trato. Mira tu cetro. 
Isis: ¿el ojo de Horus? ¿Qué quieres que vea? 
Apophis:  Lo que le espera al mundo si no dejas que te ayude. 
Isis: No, eso es horrible... ¿Qué debo hacer? 
Apophis:  Bendeciré a tu hijo otorgándole una armadura, hecha con mis propias escamas. A cambio tú tendrás que hacer que Ra te diga su verdadero nombre antes de que despierte su divinidad, pero te daré un conjuro para eso.
Isis:  No, no haré eso. Él señor Aten es la reencarnación de Ra, su futura misión será encargarse de tí. Él es mi dios.  No puedo traicionarlo. 
... Damien, hijo. ¿qué haces aquí?
Apophis: Hola, Damien.  Isis, hazlo por tu hijo. Mira en tu cetro. Él será el salvador del mundo.         

Ella le apuntó con su cetro de Horus, el ojo omnipotente, a lo que ahora ella sabía era Apophis, el ser que un día destruiría al mundo. pero la criatura le ofreció un trato, su hijo sería bendecido con el poder absoluto en cambio ella debía pronunciar el conjuro secreto que le revelaría el verdadero nombre de Ra.  Ella se negó y ya al estar decidida a irse , su hijo Demian, fue junto a ella. 
Entonces la gran serpiente escarlata le pidió a Isis observar su cetro. 


Isis:  Muy bien. Aquí está lo que me has pedido. 
Apophis:  Perfecto. Ra no se dará cuenta cuando llegue el día.  Tú actúa cómo si nunca me hubieras visto.   Ahora te diré el conjuro. 
                                      
Isis vió una gran montaña con varios templos, cubierta de nubes, entonces vio la tierra cerca de explotar en millones de fragmentos.  
Luego vio una bestia de tres cabezas emergiendo de un cataclismo indescriptible, pero la gran montaña se estaba derrumbando, y pudo reconocer a su hijo ya adulto. Isis había comprendido lo que debía hacer. 
                                      

Isis: ¿Eso es todo?
Apophis. No,  ahora tendrás el control total sobre los dioses. Usa el cetro para encontrarlos. 

                                     
Apophis:  Toma. Esta es la armadura que le entrego a tu hijo.  Guárdala junto a las demás Kalasiri, hasta que él y los demás sean dignos de llevarlas. 
                                    
                                       

                                                  Capítulo 2


Junto a Sekhmet, hija de Ra, que nació en Colombia; Isis la adoptó, y la llevó a Egipto. ella era una inocente mujer llamada Valeria, que bebió mucho alcohol, despertando así toda su furia, le fue concedida la kalasiri de la Pantera.
Damien, su hijo, y el señor del desierto tomó la kalasiri de Typhoeus , además Anubis,originario de Egipto y nuevo regente del Inframundo tomó la kalasiri del chacal (Jackal) y Sobek Dios de los rios, nacido en Australia y cuyo nombre real es desconocido, obtuvo la kalasiri del cocodrilo.  
Luego estaba Dehuty, conocido cómo Thoth; así tomó la kalasiri de titanio de Ibis.

Bastet, quien era hija de Ra y nació en China, había sido un problema para Isis desde hace mucho tiempo, entonces optó por eliminarla, enviando a Anubis por ella. la cual había recibido la kalasiri del gato alado, de parte de su padre, Ra; antes de que él desapareciera.





Ikki detuvo a Zeus, a costa de su vida, pues se interpuso a la exclamación de Atenea y el trueno sagrado de Zeus. Hera fue atacada por Isis.






Camus: Hyoga, demuéstrame tu frío. Gana mi armadura sin contemplaciones.

Hyoga: Maestro, no me contendré.

 Hera: Los humanos no merecen su mundo, ¿sabes? Yo era una abogada, siempre velé por buscar justicia, pero ellos mismos me raptaron y quisieron matarme, pero recordé quién soy y decidí que era la hora de castigar a la humanidad.

Isis: Tú no sabes que es verdaderamente sacrificar algo por un bien mayor... El cetro omnisciente de Horus me permitió ver el futuro y tuve que tomar una decisión difícil. Yo, la representante de Ra, pondré fin a tus vengativos planes.

Hera: Fascinante, ¿ahora resulta que los dioses egipcios son los defensores de la humanidad? Paganos y herejes. Tanto ustedes cómo Odín son unos hipócritas. Dime, ¿a cuantos mataste en tu reino porque no te obedecieron?

Isis: Yo ...



Hera: Los que han llegado contigo morirán y será tu culpa. Siente sus cosmos, que ahora mismo están librando batallas a muerte. ¿Qué harás, vas a sujetarme del pelo y a arrastrarme por el suelo?

Isis: Sus muertes no serán en vano. Dime ¿Si tanto odias a la humanidad, por qué aún conservas un cuerpo al igual que yo?

Hera: Debido a que los humanos deben saber que incluso ahora somos cómo ellos. Hemos levantado este reino celestial ante sus ojos y serán juzgados cómo iguales.

Isis: ¿Te refieres a la flama del Olimpo? Muy noble, excepto que los humanos que no han despertado el cosmos, no pueden venir aquí defenderse. y nosotros tenemos armas, la verdadera fuente de nuestro poder, incluso si dejamos de ser dioses.

Hera: Eso no me concierne. Todos nosotros decidimos conservar cuerpos humanos, incluso Apolo.
Suficiente. Si has obrado mal, todo se irá en tu contra.

Isis: La única cosa cierta es que hoy la humanidad se librará de su tan humana tiranía...


Tres horas antes ... Typhoeus, Sekhmet y Sobek atacaron el Olimpo, Afrodita trató de detenerlos, pero Sekhmet acabó con ella.
Mientras tanto Sobek fue desafiado por Hefesto




(Aunque mitológicamente existen un par de versiones de Afrodita, en que en una es hija de Urano y en otra es hija de Zeus. La diosa puede ser el equivalente a Freya, la cual es hija del dios Njord, el cual se puede comparar con Poseidón hasta cierto punto.)


Seiya se encuentra luchando contra Saga, quien yace bajo el poder de Ares. Hay pocos sobrevivientes...


                                    

                                            Capítulo 3



Sin embargo, horas antes; al librarse la batalla en el Olimpo, a Deathmask le fue encargada una importante misión, por parte del caballero de Libra, Dohko.  Además le pidió a Shaka controlar la situación, sin importar que acciones tuviera que tomar. 
Al concluir su estrategia, Shaka aparece ante Deathmask, quien también ha cumplido su misión, ha rescatado a Perséfone ...
Fue en ese momento qué Deathmask le explicó a Shaka que el Dios Anubis, nuevo regente del Inframundo, apareció ante él, sujetando a Perséfone...

Así que tuvo que luchar contra él, para liberarla 
Entonces, al culminar la batalla, Perséfone le agradeció, y prometió regresar pronto con él.
                                            

                                           

Ahora, Shaka le explicó a Deathmask qué siente que algo va aprovecharse de qué el Olimpo está vulnerable, y qué incluso los dioses ahora solo son piezas en un extraño juego, así que debe ir con Zeus.

(En la mitología. La diosa Perséfone, al consumir un fruto  del infierno, quedó obligada a estar 6 meses en el Inframundo y 6 en el Olimpo. Esto representa las estaciones.
Con la muerte de Hades quedaría libre de ello.)


La colisión entre la exclamación de Atenea y el trueno sagrado de Zeus destruyó parte del templo de Júpiter, la totalidad del templo de Marte, y también acabó por completo con el templo del Sol.

                                         

 Bastet apareció y trató de convencer a su hermana de que se detuviera, tuvieron un fuerte combate Pero Typhoeus decidió interrumpir y acabar con ambas. Bastet se sacrificó por su hermana ... Sobek se detuvo y se negó a seguir sirviendo al dios. Así Damien había llegado al templo de Júpiter.

.



 Los caballeros de Atenea lo enfrentaron, él los derrotó en pocos segundos, destruyó las cloth divinas de oro. Typhoeus exterminó a Hefesto ante los ojos de su padre. Zeus al ver eso ordenó a Artemisa llevarse a la desmayada Atenea lejos de ahí. Los caballeros fueron hacia Hefesto, el moribundo dios trajo hasta él las cloth de bronce y fueron reparadas con su sangre divina.


                                                Capítulo 4



                                     


                                       
Varias horas antes... Shiryu ,Hyoga y Shun habían sido curados por Atenea, quien había llegado al ahora destruido templo de Júpiter junto a su hermana Artemisa; luego de conseguir vencerla.
Seiya llegó luego de derrotar a Apolo.  Había sentido la exclamación de Atenea realizada por Shun, Shiryu y Hyoga. Y el sacrificio de Ikki.
Bastet ya había sido eliminada por Typhoeus, ella y su hermana estaban bajó los escombros. Shiryu sacó a Sehkmet de las ruinas , pero ella lo atacó. La hija de Ra posee dos dagas que pueden cegar el alma de sus víctimas. Al ser enviado por ella al inframundo Shiryu se encontró frente a frente con Anubis, solo pudo escucharle. El dios le habló sobre el poder del cetro de Horus, el ojo que todo lo ve. Una de las siete armas de los dioses. Isis le había ordenado retener a Perséfone en el Inframundo, pero el último caballero de oro, Máscara Mortal; la había rescatado, al lograr vencerlo con su máximo poder. El caballero del dragón recibió las espadas de Bastet al regresar ciego del inframundo. Sehkmet le pidió a Shiryu que la buscara en el Templo Solar, tenía muchas cosas que contarle...

Sekhmet:  Me siento agradecida por lo que hiciste por mi, pero debes ganarte las espadas de mi hermana, vamos. derrótame. 
Shiryu:  Así lo haré. Te aviso que no me contendré solo porque eres una mujer.


  
Sekhmet quería demostrarle el poder de las armas a Shiryu así que lo desafió también le advirtió que Typhoeus era demasiado poderoso, ahora le explicaría el motivo: Le mencionó que Isis, la representante de Ra había sido su madre adoptiva Un día en una caravana en el desierto había encontrado a Apophis, quien le prometió algo, que Isis no le contó. Sin embargo años más tarde cuando Apophis despertó y Apophis mató a Ra. Isis había conjurado el verdadero nombre de Ra. El dios perdió todo su poder, el cual recibió Typhoeus, junto a una armadura. La tumba de Osiris, primer representante de Ra; en El Valle de Los Reyes era la entrada al inframundo. Gracias al cetro de Horus. Isis sabía que Hades sería destruido y que la Reina del Inframundo solo podía gobernar seís meses, luego regresaría al Olimpo. El Olimpo inevitablente sería destruido si ella reunía a los dioses y sus kalasiri; y atacaba en el momento preciso, su objetivo principal eran las dos Reinas, su hijo tendría cómo objetivo al Rey de los dioses. Anubis le había contado todo eso a ella. Shiryu ya sabía que Anubis era un aliado, pero no podía interferir en su enfrentamiento con Hyoga. Sekhmet le explicó. Anubis y Hyoga debían combatir. También le dijo que el dios Hermes había escondido su verdadero cuerpo en algún lugar de Heliópolis y vivía entre ellos desde los tiempos de Osiris, se trataba del dios Ibis, Thoth. Ese dios posee la lanza que puede enviar el alma a otro plano existencial si no se responde un acertijo, lo que convertía a Thoth en un rival muy peligroso. La constelación olvidada brillaba con intensidad, Isis usaría la Kalasiri de Ra para despertar la de Horus y poner fin al reino de los Olímpicos.
Ella miró a Shiryu y le comunicó que ahora Isis sabía todo, pero ya era tarde. Perséfone acabaría con ella. El ojo de Horus que todo lo ve, incluso el futuro, no puede ver en el Inframundo de Anubis.

Capítulo 5





Anubis:  Solo si consigues vencerme recibirás mi espada. 

Hyoga:  Mi nombre es Hyoga del cisne. Prepárate para la batalla.

Anubis:  La espada puede tomar las cualidades y el cosmos del guerrero que la empuñe, además perteneció a mi padre, Osiris.   Será un honor matarte con ella. 
Mi armadura es está hecha de titanio, gammanio y polvo estelar. Se llama Kalasiri del Chacal, sin embargo la armadura de Typhoeus fue creada por Apophis y tal es su poder y resistencia que solo puede ser dañada por nuestras propias armas.

Anubis: Sarcófago de Oblivion

Hyoga: No me puedo mover

Anubis: Tu corazón será juzgado Hyoga ...

Anubis: Ammit te destruirá o podrás moverte.

Los caballeros atenienses ahora deben reunir las armas de los dioses egipcios para poder vencer al maligno dios Typhoeus. ¡Es la única manera! Hyoga fue al valle de los reyes, y se encontró al poderoso Anubis, quien posee la espada que arrebata el alma y la encierra en un sarcófago. Para vencerlo, luego de una feroz batalla; elevó su cosmos, estando al borde la muerte, y le congeló en un ataúd de hielo.


Hyoga:  Buen intento. Te mostraré una técnica que mi maestro Camus usó alguna vez contra mi.  Él quería salvar mi vida de esa manera. 

Anubis:  Ya veo ... 

No te diré la cualidad de cada una de nuestras armas, pues con que cada uno de ustedes la sepa será suficiente. Excepto por el cetro de Horus, que puede ver el futuro. Siendo así el arma más importante y la que empuña el representante de Ra.
Antes debo decirte algo. Mi nombre es Jack Farouk. Yo nací en esta tierra desértica y entrené junto a los demás para cumplir la profecía y librar al mundo del control Olímpico. 
Conocí a Typhoeus, cuyo nombre real es Damien y él era una buena persona. Me es difícil concebir en que se ha convertido. 
Por eso no puedo entregarte mi espada sin luchar,  Aunque se haya convertido en eso, él era mi hermano de otro padre y la misma madre. 

Hyoga:  Mis hermanos son hijos de otra madre y uno de nosotros fue nuestro enemigo, Ikki, e incluso levantó su puño contra Atenea,  pero recuperó la cordura. 

Te entiendo perfectamente, Jack, pero debo terminar con esto.

¡Sarcófago de hielo!

Anubis:  Hyoga.  Has logrado vencerme. Levanta mi espada y ve a derrotar a Damien...
Luego permite que sea traída de regreso.

Hyoga:  Jack ...  

La batalla continua. El dios Chakal Anubis ha sido derrotado por Hyoga; obteniendo así la espada. Seiya se encuentra en el salón del trono de Heliopolis; cerca a las tres pirámides...


                                               Capítulo 6


Shun ha ido al Nilo, Ahí lo espera el dios Sobek, el cual posee la gran hacha, la cual puede apartar el alma del cuerpo de solo tajo, cómo la mordida de un cocodrilo. Ikki murió anteriormente al interponerse entre la exclamación de Atenea y la 'fuerza del trueno sagrado' de Zeus, así evitó que su hermano y amigos murieran. El dios cocodrilo no será fácil de vencer. , pero Shun debe vencer a Sobek por si mismo.


Sobek:  No tengo intenciones de luchar

Shun:  Eso puedo sentirlo  

Sobek: No hay más alternativa. No te puedo entregar mi arma así nada más. 

Shun:  Lo entiendo.  Pero no puedo pelear contigo. No es necesario.


Sobek:  Shun.  Esta hacha, es la señal de que voy a luchar en serio.

Shun:  Ya veo, tu arma es solo de defensa.  Bueno, Si, insistes.    

Sobek:  ¡Si no te mueves te partiré en dos!

Shun:  Detente Sobek, no te quiero hacer daño. 

Sobek:  Aunque entrené en Egipto nací y pasé varios años de mi vida en Australia
un lugar lleno de terribles animales que no van a mostrar piedad. 
Arañas, serpientes ... Todo allá es peligroso. 
Luego fui traido a este lugar para ser entrenado junto a Sekhmet, Thoth, Typhoeus y Anubis para juntos servir a Isis, la representante de Ra.  
Nuestra misión sería derrocar a los dioses del Olimpo. 

Shun:  Sobek ... 

Sobek:  Shun, mi verdadero nombre es James Jones.  Quiero que lo sepas antes de que te mate. 

Shun:  De acuerdo.  Voy a combatir, James. 






Sobek: Dark river! 

Shun: ¿Qué ocurre, no puedo moverme?

Sobek:  Muere, Shun. Ahh!

Shun:  ¡Defensa rodante!

Sobek:  Bien, Shun.  La próxima no será fácil.  
¡Gran hacha!

Shun:  Vamos, cadena... 

Sobek:  Muy astuto, Shun.  

Shun:  Ahora que atrapé tu hacha no puedes hacer nada. 

Sobek:  Te equivocas... 
¡Ultra bite!

Shun: Ahhhh  
No sucumbiré ante este dolor.  
¡¡Tormenta nebular!!

Sobek, si intentas recuperar tu hacha, mi nébula te arrojará al río y morirás. 

Sobek:  Eres cómo un excursionista que está provocando a un cocodrilo. 
Si no tienes cuidado, tú morirás. 

Shun:  Sobek. Te lo advertí ... 

Sobek:  Maldición la corriente se hace cada vez más intensa ... ahhh 



Sobek:  Bien hecho Shun. Has ganado mi arma.  
Ahora ve y derrota a Typhoeus. Este río será mi tumba. 

Shun: Adiós, James ... 

Capítulo 7


Seiya llegó ante el trono Heliopolis. No solo el dios Thoth le esperaba. Isis estaba ahí y cerca de ella una figura femenina lo observaba con ira.

-Soy Ker, diosa del destino, hermana de Hipnos y Tánatos.- exclamo ella.
-Seiya la observó impactado con lo que acaba de escuchar.

- Podría matarte ahora mismo,pero necesito que las cosas sigan su curso

-Thoth habló -¿Así que has venido por mi lanza?, caballero de Atenea. Te diré quien soy.
Soy Hermes Trismegistus , el dios que lleva las almas al inframundo y mensajero de los dioses. -Ker lo interrumpió - El cetro de Horus no puede ver en el inframundo, pero para eso estoy yo.

- Seiya le reclamó- Los caballeros de Atenea no permitiremos nunca que el mal triunfe! -Ker lo miró con indiferencia y le dijo

- El Olimpo ya ha caído, Seiya. Yo fui quien le pidió a Isis raptar a Perséfone, yo la engañé. La tierra será mía. Ya he ganado.
Adiós Seiya. Ah, por cierto, ustedes dos también serán eliminados jaja





Capítulo 8


Hace muchos años Isis se encontró a Apophis en medio del desierto, al principio se negó a traicionar a Ra, pero ... ;;:;:;:;:;:;:;:

-Sierva de Ra, observa el cetro del Titán del Sol. La profecía debe seguir su curso El eclipse será la última señal El Olimpo debe ser destruido para que la diosa suprema derrote al dios antiguo de la oscuridad; antes que su energía oscura cubra la tierra... El ojo de Horus puede observar distintas realidades... los dioses antiguos no deben controlar la tierra. Sus hijas serán la útima defensa de este mundo. Nadie debe saberlo, para ellos solo debe significar que los hijos del rey del Olimpo destronaron a su padre, especialmente su hija favorita. Los mortales solo sentirán un gran temblor. Ahora te diré el verdadero nombre de Ra ... Deberás ir a la tumba de Osiris e invocar las kalasiri de los dioses. Tu hijo Demian, recibirá la kalasiri de Typhoeus y acabará con Ra al recibir su poder. Sin embargo morirá siendo recordado cómo lo peor.

Busca al dios Hermes, fue el consejero de Osiris, y también lo será para ti. Recuerda su poder ... La lanza es la clave, no lo olvides ...
Observa el destino de tu hijo ahora, pues tú no vivirás para verlo salvar el mundo...
En los tiempos de Osiris yo vi el futuro... Me convertí en esto... . y recuerda el poder de la lanza ... solo confía en Hermes ...


Hermes le hizo una seña a Isis, ella se dirigió a la gran pirámide.

-Hermes que haces? ahhh!!

- Seiya, este es mi verdadero cuerpo. Debes resolver mi acertijo.
-Corpus Hermeticum!!- exclamó Hermes -  Elije una de las tres puertas, y elije bien, o no habrá retorno y tu alma será sellada.
Si consigues regresar obtendrás mi lanza.


                                         Capítulo 9




Seiya observa las tres puertas, pero luego de dudar un poco...

La primer puerta:

Seiya se sorprende al ver que las cloth de oro están resistiendo el poder de Typhoeus.
 Incluso portan  las armas divinas de libra.   
Sin embargo sus armaduras esta vez no fueron reparadas por Hefesto ...  Otro dios del Olimpo había ofrecido su sangre para ayudarlos,  Además los caballeros lucían conmovidos, consolando a Atenea, por algún motivo. Zeus también estaba junto a ellos.

Ikki, resurge portando la cloth divina de Leo,vence al dios sumiéndolo en un gran remolino de llamas. 

.
La segunda puerta:

 Rápidamente la Kalasiri de Bastet se interpone ante Shiryu y le ofrece sus armas, él las toma. 
Sekhmet lo observa esperanzada... Hyoga con la espada de Anubis, Shun con el escudo de Sobek, Seiya con la lanza de Thoth, se unen a la batalla. Pero son vencidos con facilidad.

Ikki, resurge con la señal de Ra y observa a Damien con unos ojos flameantes. No le va a dar una muerte rápida , luego de haberlo hecho víctima de su ilusión, pero furioso, se libró de ella y fue hacia Ikki en la otra dirección.  

La tercera puerta:  
Seiya ve que luce como la primera, pero cambia de opinión. Se ve a si mismo siendo el caballero de sagittario, pero no reconoce a los que están con él.  

                                        Capítulo 10


Corpus Hermeticum

Seiya comprende la trampa. Al tomar su decisión y de un momento a otro se ve sosteniendo la lanza de Thoth. Junto a él están los demás.  Tienen las armas de los dioses y llevan puestas las armaduras reparadas por Hefesto.
Los cinco, incluyéndolo a él,  y a la mujer, son vencidos. Quedan en el suelo, muy heridos.


Luego de derrotar a los dioses egipcios y obtener sus armas, cómo les había indicado Sekhmet, fueron a enfrentar a Typhoeus.

Typhoeus: ¿Así que lo han conseguido? Ah, lo siento. Les falta un arma No van a poder vencerme ja,ja.

Valeria: Tú eres malvado. No sé porqué Isis permitió esto... Mataste cruelmente a mi hermana Bastet y eso lo vas a pagar.

Seiya: Confiamos en nuestro hermano Ikki.

Typhoeus: Tu hermana era una ... además si están aquí es porque todos los otros dioses eran basura.

Shiryu: Cierra la boca. Ellos lucharon con honor hasta el final.

Shun: Sé que mi hermano obtendrá el hacha de Ra.

Shiryu: En efecto, pero no podemos quedarnos sin hacer nada.

Shun: Zeus ya no era una amenaza y aún así lo mataste... Typhoeus: Yo soy el elegido. El dios más poderoso. Hasta Zeus me tenía miedo.
¿Salvé al mundo y así me lo pagan?

Hyoga: No estés alardeando, te venceremos. Según lo que me contaba mi madre. Tú eres en realidad el anticristo, el hijo del demonio.
Además esa armadura te la dio Apophis.

Typhoeus: Vaya, esa es una grave acusación.
Parece que tendré que deshacerme de ustedes para que el mundo viva en paz. ¿Ya olvidaron que destruí sus armaduras divinas de oro y maté a Hefesto? Sus probabilidades de vencerme son mínimas.







En ese momento ve el surgir del fénix. 
 Ra le otorgó su hacha a Ikki, junto a su Kalasiri. Ikki la empuña con ferocidad y enseguida usa su mejor técnica. 



Damien de Typhoeus es vencido. El Olimpo se empieza a derrumbar, así que Atenea,Seiya, Hyoga,Shun,Shiryu y Shun, escapan y regresan a Star Hill.


Artemisa: Santos y Saintias ha sido una intensa lucha pero finalmente y aunque tuvimos nuestras diferencias, se ha terminado.

Atenea: Es mi deseo pedirles, aquí junto a mi hermana, que vivan vidas normales a partir de hoy. Les pido que sean felices. Mi hermana y yo nos iremos lejos de aquí.

Artemisa: La sagrada llama Olímpica se ha extinguido. Era la última batalla.

Artemisa/Atenea : Los caídos nunca serán olvidados. Atenea: Shaina, tú tienes la última armadura dorada, por favor déjala en el Santuario. Kiki me manifestó querer recorrer el mundo para un día poder reforjar las 12 armaduras y convertirse en Patriarca.

Nihal: Disculpe gran diosa Atenea.

Saori: Dime Saori, por favor. Ya no soy una diosa y mi hermana tampoco.

Nihal: Saori, ¿qué pasará con aquella mujer?

Saori: Ella y su armadura son las únicas sobrevivientes de Heliópolis.

 Artemisa: Si. Aunque ella mató a Afrodita. Fue con su ayuda que pudieron acabar con Typhoeus.

Saori: Seiya, debes pensar muy bien en el sacrificio que hizo Shaina por ti.

Shaina: Saori ... Shiryu: Yo Regresaré junto a Sunrei

Saori: June, ¿en verdad deseas pasar el resto de tu vida junto a Shun?

June: Así es ...

 Shun: ¿En dónde está mi hermano Ikki?

Saori: Katya, por favor transmite mi mensaje a las demás Saintias cuando se recuperen de sus heridas. Katya: Así lo haré.

Hyoga: Katya, permíteme acompañarte

Katya: Ok

Hyoga: Gracias por todo, Saori. ¿Pero qué hay de Odín?

Saori: Lyfia se ha debilitado mucho, pero estará bien.

Saori/Artemisa: Adiós Santos y Saintias. Nunca los olvidaremos.





Saori: Ikki ... Ya todos se han ido. Creí que no vendrías ...

Ikki: Eso ya lo sé. La paz, nunca es para siempre, cometes un grave error.

Saori: Lo sé. Pero tú sabrás que hacer, Ikki. Además yo sé que Kiki será un excelente Patriarca al crecer y estará atento a las señales en las estrellas.
Deja que la vida encuentre su propio camino.

Ikki Así lo haré. Adiós Saori.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Heliopolis (borrador)

Dioses Incas

Saint Seiya Mods

Discord